Medidas preventivas

Realice una inspección del tramo a trabajar para observar áreas que puedan quedar reducidas al paso de vehículos y obstaculicen o genere falta de ingreso a zonas con actividad necesaria o básica de tránsito o transporte de materiales o cualquier actividad de diversa índole.

Aísle el área de la excavación con cinta de seguridad para evitar caídas y otros accidentes.

La boca del pozo debe tener a su alrededor barandas y terraplenes que eviten la entrada de agua.

Ningún trabajador debe permanecer en un pozo mientras se utilice equipo de profundización mecánico.

Las paredes de la excavación del pozo deben recubrirse con un encofrado o soporte de madera o materiales resistentes. La distancia entre los elementos del encofrado no puede ser mayor a 1.50 m.

Es necesario guiar los baldes con materiales durante su izado para que no golpeen las paredes del encofrado. Se debe:

  • No llenar los cubos hasta el borde
  • No transportar personal en los cubos
  • Amarrar los objetos que sobresalgan del cubo
  • El personal debe protegerse de la caída de objetos al izar los cubos.

El personal de trabajo podrá ingresar a realizar trabajos dentro de los pozos previa supervisión de los encargados, para asegurarse que no hay ningún riesgo dentro del área: presencia de gases tóxicos, agua, posibilidad de derrumbes y otros.

Cuando exista la duda sobre la peligrosidad de la atmósfera del lugar, los colaboradores deberán estar provistos de cinturones de seguridad y una línea de vida, equipo respiratorio y los dispositivos de protección que sean necesarios, y deben estar vigilados durante la duración del trabajo.

La excavación debe equiparse con un mecanismo de salida o escape como escaleras, que deben sobrepasar la excavación por al menos un metro.

Si hubiera presencia de agua, se hace necesario disponer del equipo para bombearla constantemente y mantener el pozo libre.

(Grupo Macro)
(ASEPEYO, Seguridad e Higiene, 2013)
(Montanaro, 1998)
(OIT Organización Internacional del Trabajo, 1997)