Medidas preventivas

 

Levantamiento de cargas y recepción de materiales.
Durante las operaciones de recepción de materiales en suspensión, mediante el empleo de equipos de elevación de cargas (grúas, camiones, autocargantes, etc.), se debe restringir el paso de personas bajo las zonas afectadas. En el levantamiento de tuberías de grandes dimensiones, la carga se ha de sustentar de manera segura, evitando que pueda girar sobre sí misma. Para ello, preferentemente, se deben utilizar dos puntos de sujeción, salvo que el fabricante o cálculo particular justificado, determine lo contrario. Las piezas deben tener al menos un punto seguro de un amarre al cual engancharlas, para lo que es recomendable el empleo de una cuerda guía. Si no están provistas de puntos de enganche, se recomienda utilizar pinzas para enganche y colocación de tubos.

En relación al levantamiento y transporte de tuberías.
Las tuberías para utilizar en las conducciones, deben transportarse lo más próximo posible a las zonas de trabajo. En la medida de lo posible, se han de descargar directamente y depositar en el lecho de la zanja.

Cuando se trate de tramos pesados (gran diámetro o longitud) se tienen que utilizar equipos de elevación de cargas adecuados.
Una fase crítica del proceso es la recepción de los tubos en el interior de la zanja (la cual tendrá unas dimensiones mínimas que permitan la movilidad del trabajador). Se ha de evitar en todo momento la simultaneidad de trabajos en la misma vertical, de tal modo que el trabajador situado en el interior de la zanja no se encuentre en ningún momento bajo una carga suspendida.

Acopio de materiales
Como norma general, se debe asegurar la estabilidad de los acopios, realizándose en una superficie horizontal, alejada de desniveles y con dispositivos (jaulas, bastidores, caballetes, cuñas, etc.) que impidan el vuelco o deslizamiento de elementos y piezas.
Las tuberías que vayan a discurrir por el interior de zanjas se deben acopiar en un solo lado de la zanja, a una distancia nunca inferior a la mitad de la profundidad de la zanja en excavación o un mínimo de 90 cm en caso de entibación y siempre, en función del talud natural del terreno y de la sobrecarga dinámica que genera el acopio.

Colocación de tuberías, realización de zanjas y pozos
Los taludes, en su caso, los sistemas de sostenimiento instalados, han de ser revisadas al comenzar la jornada de trabajo. Se extremarán estas medidas preventivas, después de interrupciones de trabajo de más de un día o alteraciones atmosféricas como lluvias.
Las excavaciones abiertas se deben mantener, en todo momento, delimitadas, señalizadas y, en caso de afectar a zonas de paso o posicionamiento de trabajadores, protegidas mediante sistema provisional de protección de borde.
En referencia a la accesibilidad al interior de las zanjas, se ha de atender a lo establecido en la sección 7.2 “Movimiento de tierras y excavaciones”. En aquellos casos en los que exista simultaneidad entre la instalación de tuberías y la ejecución de la cimentación, se deben organizar los trabajos de forma que se minimicen las interferencias.

Golpe de ariete
El término golpe de ariete se refiere a los cambios de presión positiva y negativa como resultado del cambio de las velocidades en el vertimiento de un líquido, al cual se le denomina transiente hidráulico. Este es causado por la operación de los sistemas al cerrar parcial o totalmente los sistemas de válvulas. En otras palabras, es un golpeteo después deabrir o cerrar un grifo.
Esta es una de las principales causas de fractura de tubería y sistemas de condensado; cualquier tubería con circulación líquida, de vapor o aire.
Usualmente se puede identificar un golpe de ariete en una tubería porque este genera diversos ruidos repetitivos como choques metálicos, acompañados de vibración.

Para prevenir los peligros que el golpe de ariete representa, ya sea por pérdida de materiales o de vidas, se fabrican dispositivos que ayudan a controlarlo:

  • Ventosas o válvulas de aire
  • Válvula anticipadora de honda
  • Tanques hidroneumáticos
  • Tanques unidireccionales
  • Volante de inercia

Cuando ocurre el golpe de ariete, la presión puede cambiar momentáneamente de manera abrupta dentro de la tubería. El impacto puede dañar la tubería y equipos o protecciones de maquinaria, causando daño, no solo en las juntas y en las uniones, sino también en las mismas válvulas. Por otra parte, puede verse afectada la calidad del agua y causar daños a las personas que la consumen. Inclusive, puede generar contaminación al medio ambiente.

Otras prevenciones
Según el Acuerdo Gubernativo 33-2016, en el Artículo 513: En la instalación de tuberías se deben contemplar los requisitos mínimos de seguridad siguientes:

  • Los materiales de que estén construidas y su espesor deben ser los adecuados a la temperatura, presión y naturaleza de las sustancias o fluidos que conduzcan.
  • Se deben instalar de forma que se evite un posible efecto de sifón.
  • Se debe unir firmemente a puntos fijos o se montarán sobre soportes.
  • Se deben recubrir con materiales aislantes cuando por ellas circulen fluidos a temperatura igual o superior a 100°C. e) Si transportan sustancias inflamables no debe pasar por las proximidades de motores, interruptores, calderas y aparatos de llama abierta y serán debidamente protegidos.
  • Las tuberías que conduzcan petróleo y sus derivados o gases combustibles, se debe instalar bajo tierra siempre que sea posible.
  • Se debe evitar que por sus juntas puedan producirse escapes de sustancias molestas, incandescentes, tóxicas, corrosivas o inflamables.
  • Se deben pintar con colores de acuerdo a las Normas Locales o internacionales de referencia, distintos para cada fluido o grupo de fluidos de la misma naturaleza que conduzcan.
  • Se debe colocar instrucciones y planos de las instalaciones en sitios visibles para una rápida detección y reparación de las fugas.