Manipulación de solventes

Un solvente es una sustancia o mezcla líquida formada por orgánicos o químicos que tiene como propósito disolver otras sustancias industriales.

Los solventes se utilizan a nivel industrial, para productos de limpieza, plastificación, adhesivos, desengrasantes, pinturas, plaguicidas, laboratorios, usos farmacéuticos, sintéticos y otros.

Los disolventes orgánicos de mayor uso en la industria son: tricloroetano, queroseno, diclorometano, tetracloroetileno, tricloroetileno, tolueno, xileno, propanol, nafta, butiletilen glicol y white spirit (mezcla de hidrocarburos y parafinas).

Manejo de solventes
El personal que interviene de una u otra forma en la manipulación de solventes debe tener una adecuada capacitación en: manipulación general, según la forma en que están envasados los solventes; conocimiento de las normas generales; uso de equipos de protección personal adecuados para la manipulación, intervención, envasado y utilización de los solventes; formas correctas de almacenaje; lectura de los etiquetados gráficos de los contenedores; forma de vertido; reacciones químicas; forma de transporte, embalaje y conservación.

Riesgos de exposición
Los solventes emiten vapores, por lo que su incorrecta manipulación, envasado, almacenamiento o utilización provocan daños para el ser humano: intoxicación leve o severa, mareos, dolor de cabeza, problemas de concentración y daños físicos (tópicos). Por otra parte, pueden causar daños a la infraestructura.

Las formas más comunes de exposición son:

  • Ingesta
  • Inhalación
  • Contacto directo
  • Contacto indirecto

Acciones ante intoxicación:

  • Retire al afectado del área
  • Ventile el área en que ocurrió el suceso
  • Lave con abundante agua si hubo contacto
  • Mitigue el derrame con granulados (arena) o telas
  • Acuda a un centro médico
  • Revise la ficha técnica del solvente
  • Retire el EPP para atender al afectado