Produciendo en ambientes seguros

ambientes-seguros

El sector industrial se orienta cada vez más a brindar prioridad a la seguridad y salud ocupacional. Posiblemente, sea una labor que requiera esfuerzos constantes y la ruptura de diferentes paradigmas, tanto en el personal como en la alta gerencia y los mandos medios.

Sin embargo, los frutos de dicho trabajo se traducen en procesos más e cientes y un mejor cuidado hacia el recurso humano en las empresas.

Entrevista a Romin Darío Pacheco Morán,
Ingeniero Industrial, Gerente de Producción de MEXICHEM
Guatemala, S.A. desde hace dos años.
28 de mayo de 2014

Háblenos un poco de la experiencia de implementar un sistema de gestión de seguridad y salud ocupacional en MEXICHEM. ¿Cómo iniciaron y desarrollaron el sistema y cuál es el estado en la actualidad?

El proceso comenzó a nales de los 90 y para inicios de los años 2000, se concretó el primer proyecto, con una serie de programas internos para socializar con el personal el nuevo sistema de gestión, que en su momento fue el Sistema de Gestión de Calidad de la serie ISO 9000. Con él obtuvimos la certi cación por parte del ente INTECO, en el año 2002.

Luego vino el tema ambiental ISO 14000. Dos años más tarde obtuvimos la certificación ambiental, en el 2004. Por último, pero no menos importante, pues en este sistema converge toda la base de cualquier sistema, "su gente", luego de tener una plataforma amplia (dos sistemas certificados, Calidad y Ambiente) inició el proceso de sensibilización para la implementación de la gestión de Peligros y Riesgos Laborales (llamado así en ese entonces) SGPRL- OHSAS 18000. Con ello, no solo se cumplía el triple “bottom line” (resultado final) que la corporación pregonaba, sino que se alcanzaba un hito en Guatemala, ser la primera empresa a nivel nacional en obtener una triple certificación, en el año 2005.

¿Cuál ha sido el reto más importante que ha tenido que enfrentar en la implementación del sistema de gestión de la seguridad y salud ocupacional? ¿Cómo fue superado?

Uno de los retos más fuertes fue cambiar la cultura de la gente, pues se requiere de mucha constancia (y sigue así hasta la fecha), programas de gestión, reuniones, charlas, capacitaciones, formación, auditorías, etc. Es la única forma de mantener al día y comprometida a la gente, al pasar de los años. Poco a poco, la gente va tomando conciencia y cada vez toma como parte de su rutina la prevención de riesgos.

¿Cómo fue recibido por los colaboradores? ¿Cómo se superó la resistencia natural al cambio y cuál es el estado actual?

El inicio no fue sencillo, como lo he dicho anteriormente; no tenemos una cultura de prevención en materia de salud y seguridad ocupacional, borrar ese chip en la gente y colocarle uno nuevo, fue todo un reto, y esto solo para romper paradigmas en esta materia, los cuales aún continúan.

Según su experiencia en la Planta de producción de MEXICHEM, ¿cuáles son las enseñanzas más importantes que puede dejar un sistema de gestión de la seguridad y salud ocupacional?

El primero y, creo, el más importante, es hacer del conocimiento de la gente, que su integridad, salud y seguridad son más importantes que cualquier cosa.

¿Cuál es el mayor impacto que ha tenido el sistema de gestión en el proceso de producción?

El mayor impacto es romper el paradigma de toda empresa, en donde la productividad en muchas ocasiones se antepone a cualquier cosa y esto, para nosotros, es muy distinto (hasta ahora) pues la productividad, la calidad y la salud y seguridad de la gente van de la mano; no puedes pretender tener una empresa competitiva (a nivel de productividad) si la gente se enferma, se accidenta o simplemente no tiene las condiciones adecuadas para desempeñarse. En tal sentido, considero que el mayor impacto ha sido erradicar estos aspectos.